Tag Archives: pesca

Los pescadores, se sabe, tienen sus manías y viven de ilusiones, les encanta ir probando cosas, pero, de la misma manera tienen sus puntos firmes, y yo no me escapo de esa encerrona y aquí van los que considero algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero.

los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero
Pugachev

El número uno, indiscutible ganador es el Pugachev de IMA que, como bien sabéis está disponible en 60mm x 6 gramos y 90mm x 12 gramos.  La ventaja que tiene el Pugachev es que al ser muy compacto no obstante no lleve transferencia de peso, se lanza como una bala. Así de inequivocable. El movimiento del Pugachev 60, que es el que nos interesa en este momento, es muy amplio, se abre de derecha a izquierda como si quisiera escaparse de la correa, pero al siguiente toque se recompone y sigue perfectamente su zigzagueo aterrador. Es un señuelo silencioso, no emite más ruidos de los que crea rompiendo la superficie o de los triples que golpean contra el cuerpo, por cierto, he hecho un intento de cambiar los triples por unos sencillos de Daiwa para ganar en robusteza, pero me temo que se pierden picadas. Paseante ideal para dorada, sargo, lubina, llampuga y depredadores pequeños y en agua dulce es lo que más suelo usar para barbos, perca e inclusive bass, cuando están intratables.

los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero
Realis Pencil

Siguiendo con algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero y ya sin seguir una clasificación estricta tenemos al Realis Pencil de DUO, bien en 65mm x 5,5 gramos o en 80mm x 9,7 gramos. Hay que matizar que quizás el 65mm se lance un poco menos que el Puga, quieras o no su mayor tamaño combinado con un peso inferior le quita ese relación estilo lingote y pierde un poco de vuelo, pero aporta algo distinto, que en determinados momentos nos importa y mucho, es rattlin, es decir, además de la bulla que hace con sus chapuceo también lleva sonajeros para que definitivamente no pase desapercebido. El movimiento es un poco más estrecho pero la cabeza juega un papel importante y se da contra el agua que da gusto, no para de zambullirse y salpicar. El Realis Pencil de DUO funciona muy bien con peces activos más o menos los mismos del Puga.

los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero
Espetit

Llegamos a otro de algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero, el Espetit de Fishus by Lurenzo, en este caso el 70mm x 6,8 gramos. Aquí tenemos a un buen lanzador, con un perfil más estilizado que los dos anteriores en versión rattlin y silent, siendo la escándalos mi favorita. El Espetit tiene un movimiento más cerrado, sigue la línea con mayor disciplina y durante las paradas se planta de forma muy natural, horizontal, esperando el castañazo, que llega, descuida que va a llegar. Es un señuelo que se valoriza mucho en aguas calmadas, esos días con poco o inclusive sin viento, cuando levantar un pez en superficie se hace más complicado. Pues eso, cuando el agua está como un espejo sacar al Espetit y dejarlo corretear por ahí, pararlo de vez en cuando, el sabe lo que tiene que hacer. Excelente paseante para lubina, sargo y dorada además de barbos, bass y perca en agua dulce y, donde haya aspios, killer weapon.

los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero
Live Wire 87 Travieso

Live Wire Travieso de Whiplash Factory, un señuelo diseñado por los japoneses para las exigencias de los pescadores españoles, algo muy especial. Es la versión menor del Live Wire que ya de por si es un paseante estrepitoso y le reproduce en sus características más sobresalientes. En primer lugar, hay que decir que es un paseante con sonajeros, bien estudiados, eso sí, para que emitan una frecuencia muy llamativa para los depredadores. Entra en el listado de mis señuelos de superficie favoritos de menos de 10 gramos para el spinning ligero porque tiene una medida prácticamente perfecta para la pesca que más práctico, bien buscando lubina en bajíos y zonas delimitadas como rías o ríos. Le pegan también las doradas ya que esa cola que lleva, tan fina, no abulta y hace que parezca más pequeño de lo que realmente es. En agua dulce es carnaza para bass, barbos y aspios a los que saca de quicio con ese movimiento tan seductor, flanqueando mucho en cada tirón y sumergiendo la cabeza cuando se le mete algo más de caña. No tiene un zigzag demasiado abierto, pero es muy importante recordar que el cuerpo tiene una oscilación espectacular, su fuerza reside en eso, disparar destellos por todos lados, llamando la atención de los depredadores.

Sugarpen de Bassday
Sugarpen

Pasamos al Sugarpen de Bassday que tenemos disponible en hasta tres medidas por debajo de los 10 gramos de peso, el 58mm x 4,1 gramos, 70mm x 4,3 gramos y 95mm x 8,5 gramos. Este paseante, de cuerpo estilizado, pero con una cabeza recortada, nada con un movimiento estrecho, pero, y esto es lo que hace que esté en esta lista de mis señuelos de superficie favoritos de menos de 10 gramos para el spinning ligero, se puede usar con un ritmo totalmente acelerado de manera que casi se desliza en la superficie como un skipping lure. Es decir, además de darle el conocido meneo con la puntera, pisamos el acelerador y hacemos que chapotee con ganas, con su zigzagueo controlado levantando mucha agua y molestando al personal. Tambíen el Sugarpen entra en la lista de algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero.

algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero
Patchinko

Imposible excluir de esta lista el Patchinko de Xorus y evidentemente tenemos que fijarnos en el 85, ya que es el único que se queda por debajo de los 10 gramos, de hecho, pesa 8 gramos y definitivamente este se lanza hasta donde picó el gallo. Yo no se si hay alguien que desconozca este paseante, es un clásico, el modelo de 14cm ha sido lanzado hasta la saciedad y ha sacado cantidades monstruosas de lubinas, luego llegó el 100 y finalmente hasta un 125 y todos, repito, todos, sacan peces. El 85 sigue los pasos de sus hermanos mayores, cabecea mucho y salpica agua por un tubo además de dar tumbos de derecha a izquierda como si no hubiera un mañana. De todos los paseantes de los que hemos mencionado en este artículo probablemente sea el que lleve mejores triples. Con el Patchinko 85 puedes y debes molestar a las lubinas, alguna dorada y sargo con ADN de serial killer, llampugas otoñales y tus depredadores favoritos en agua dulce.

algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero
Popkey

Quiero añadir a esta lista de algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero el IMA Popkey porque realmente me da la gana. Es un incomprendido, con esa cabeza todo el mundo se cree que es un popper y el pobre dale que te pego: “¡Que soy un paseante!” y lo es, realmente, además de los buenos. En la página del Popkey de la tienda podéis ver un video en el que se aprecia perfectamente el movimiento del señuelo. En el momento en el que toca el agua es cierto que le podéis sacar un sonoro chasquido con un golpe de la puntera, esa cabeza cortada levanta agua si se lo pides si no, trabajando despacio dibuja unas bonitas curvas que se van cerrando según aumenta la velocidad. En un paseante muy versátil, de los que más, y permite buscar depredadores entre olas, así como en agua más calmada. Ya sabes con quien se va a pelear este muñeco, robalos, doradas, llampugas, sargos, obladas, palometones pequeños y en agua dulce sin duda barbos, bass y percas.

Hideup New Pylon 84
New Pylon 84

Mención de honor para un paseante que no lo conoce ni su padre, el New Pylon 84 de Hideup una marca poco conocida que hace unos vinilos estilo alien y algún que otro señuelo duro con características muy peculiares. El hecho de que sea desconocido no significa que no sea buen, más bien lo contrario, es un pedazo de señuelo que puedes trabajar de una forma completamente distinta a cualquier otro paseante, a este le van los cabezazos, embiste como un carnero y se sumerge como un patito para volver a asomarse y curvar como Marc Márquez. Echad un vistazo al vídeo que hay en la página del New Pylon 84 de Hideup y os vais a sorprender.

Gunfish
Gunfish

No creáis que nos hemos olvidado de algunos de los paseantes históricos, simplemente son ya muy clásicos y se ha hablado de ellos hasta la saciedad, pero los modelos más pequeños siguen siendo algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero. Sammy y Gunfish de Lucky Craft y Fakie Dog de ZipBaits, todos señores muñecos, pescadores donde los haya y terror de los depredadores costeros desde hace al menos una década. Ninguno de ellos es gran lanzador, quizás el mejor sea el Fakie Dog, pero todos tienen un movimiento súper logrado y el Gunfish aporta también ese cabezón que salpica como la Fontana di Trevi.

Aquí terminamos, esperamos haber aportado algo a la loca comunidad de pescadores enamorados de la pesca en superficie con esta incompleta y seguramente mejorables lista de algunos de los mejores paseantes de menos de 10 gramos para el spinning ligero, ¡hasta la próxima!

Gracy de Magbite

Me parece muy interesante el trabajo que hace Magbite para el light game, no tienen una infinidad de productos, pero compensan la cantidad con la calidad y sus apuestas son certeras, de los señuelos y accesorios que hemos metido en la tienda no solo tenemos confirmación de que funcionan, sino que el boca a boca entre la tribu se nota, y salen con continuidad, una excelente señal.

Entre ellos nos llama la atención el Gracy de Magbite que como bien sabéis está disponible en dos versiones, slow floating y slow sinking. Si te parece curioso que hayan elegido estas dos configuraciones no estás solo, también hemos tenido que pensar un poco sobre el porque no una floating y otra sinking, a secas. Pero, si te apetece echar un vistazo al vídeo creo que te ayudará a resolver el rebús.

Gracy de Magbite

En ambos casos lo que se gana en naturalidad es asombroso, el señuelo no tiene reacciones bruscas, sube, o baja, con delicadeza, como un pez que está en posición de espera, sin tener miedo de que algo pase a su alrededor, quizás, intentando pensar como un depredador, más vulnerable que nunca. Sin embargo, en cuanto se empieza a darle un poco de vida el Gracy cambia completamente de actitud y va zigzagueando de manera contundente, con un movimiento marcado, sin duda derrochando vibraciones a derecha e izquierda. Le veo más como un señuelo de recuperación linear que de jerk, pero seguro que las pausas le sientan de maravilla.

El otro día, hablando con un amigo que de pesca sabe un trecho me ha dicho que es un señuelo absolutamente matador con las truchas, para que veas que tipo de incursiones pueden hacer los señuelos de mar en agua dulce y, evidentemente, viceversa. Entonces creo que a este Gracy de Magbite habrá que hacerle mucho caso y darle oportunidades, nos va a devolver la inversión con placer y disfrute. Aquí debajo por vuestro placer y disfrute el vídeo, es el primer señuelo que aparece, grabado debajo del agua con buzo y todo

La búsqueda de grandes depredadores en aguas someras

Hace tan solo unos años que veía videos de pescadores que se aventuraban en aguas del Delta del Ebro, en llanuras infinitas, con equipos muy ligeros en la búsqueda de especies de espáridos, lubinas y demás depredadores propios de aquellos lares. Siempre fue algo que me llamó mucho la atención, y que desee probar algún día: esa sensación de estar a centenares de metros de la costa, dentro del agua, sin nada a tú alrededor, ni nadie, practicando esta afición que tanto adoramos. Quizás mi primera toma de contacto con esto se dio en mi estancia en las Islas Baleares, unas islas que comparten muchas similitudes con el litoral peninsular. Allí por vez primera me dispuse en la búsqueda de grandes depredadores en aguas someras en un entorno similar al del Delta, con aguas realmente someras y estancas.

Al principio era algo reacio a estos entornos, tan dispares a los que yo solía frecuentar. Sin embargo, cuando por primera vez observé una persecución de un pequeño palometón a mi paseante, en un agua tan en calma, donde se podía ver absolutamente todo lo que pasaba, fue aquí cuando quedé prendido de esta modalidad. Empecé a ir casi en exclusiva a esta, y es que me levantaba cada día de pesca con la única ilusión de poder ver esa “distorsión”, en la superficie, detrás de mi artificial.  Pasaron los meses, y lo que antes era para mí un simple “extra” que usaba para momentos puntuales, se convirtió en mi compañero de pescas cada día. Hablamos por supuesto del Vadeador, ese genial invento que te permite estar dentro del agua, durante horas, sin ningún ápice de frio o incomodidad.

La búsqueda de grandes depredadores en aguas someras

Pues entre todo esto, acabó mi tiempo en Baleares, y tocaba regresa a mi archipiélago canario. En ese momento me sentí algo triste, consciente de que esas jornadas tan divertidas que estaba pasando en el Mediterráneo, quedarían en el olvido una vez volviese a la bravura del Atlántico… Sin embargo, estaba muy equivocado. 

El mayor punto de inflexión sucedió uno de estos días que vas con la mente puesta en tomar el sol, y disfrutar de un día de playa, pero te llevas la caña por el “qué será”. Aquel día no podía parar de ver la orilla que tenía ante mí, la cual me recordaba enormemente a esas zonas del Mediterráneo que había frecuentado los últimos años. Mi mente no podía parar de pensar en que en ese lugar tan somero era imposible que hubiesen depredadores, no para el equipo que andaba utilizando (un equipo preparado para las espumas y bravura de nuestras costas, basado en un carrete daiwa 4000 y una vara de 2.7 m hasta 60 gr de acción), sin embargo ante nada mejor que hacer ese día, el ansia me pudo.

Decidí enfundarme mi vadeador y anudar un Popper en busca de alguna sorpresa. Empecé a caminar mar adentro, hasta encontrar una pequeña piedra que sobresalía a unos pocos centímetros de la superficie. Me asiento bien, y comienzo a lanzar. Seguía dándole vueltas a que hacia ahí metido, en un sitio donde a rockfishing quizás sí que tendría papeletas de hacerme con algún pez, pero que a spinning… Todas mis dudas se disiparon de un plumazo, cuando en el infinito, el agua transparente se convierte en una bola de espuma, y una gran cola asoma por fuera del agua. Ahí intento clavar al pez, sin embargo erro la picada. Pero eso era lo menos importante, y es que no daba crédito a lo que acababa de presenciar: el ataque de un gran depredador, ¿en qué? ¿80 cm de agua totalmente transparente?

Esa noche no paré de darle vueltas a la cabeza, de cómo era posible que ese pez se hubiese metido en un agua tan somera. Sin embargo, pensándolo en frío era lógico, ya que era en esta agua donde se refugiaban las lisas, salemas, sargos y demás peces pasto propios de estos depredadores. Solamente había una manera de salir de dudas: ¡Regresar y volver a intentar la búsqueda de grandes depredadores en aguas someras!

La búsqueda de grandes depredadores en aguas someras

Así fue como pasado unos días me volví a plantar en este lugar y volví a repetir la misma jugada, un buen Popper y buscar ver si se volvía a repetir mi suerte. Lo mejor fue que, ni habían pasado 10 min, cuando mi Popper pasa junto una piedra sumergida y veo nítidamente como algo sale proyectado desde detrás de esta para atraparlo. Sin embargo, no me quedaron opciones, y el animal rompió con dicha piedra apenas unos instantes después de la clavada. Había perdido todo, pez y señuelo, sin embargo estaba motivado, había peces en la zona. Al rato conseguí mi primera captura en dicho entorno, una pequeña anjova. No era muy grande, pero el conseguirla donde lo había hecho, no me pudo llenar de más ilusión. Sin embargo poco después, conseguí mi primer buen ejemplar, cuando una preciosa anjova reventó mi Popper y me regalo un éxtasis de pelea en tan poca profundidad, un momento inolvidable.

A partir de ese momento, en mi cabeza se activó un “click”, que me hizo saber que había encontrado algo que me apasionaba enormemente: buscar mis peces predilectos, en aguas someras y a superficie. Desde entonces han sido muchas las jornadas donde me he dedicado en cuerpo y alma a este cometido, donde las anjovas han sido las auténticas reinas de la fiesta, sin embargo la pesca en aguas someras no ha dejado de sorprenderme, en cuanto a especies se refiere.

Uno de los momentos más memorables que he disfrutado aconteció en una tarde de verano en busca de estos animales, cuando la actividad en superficie había sido nula durante horas, decidiendo entonces acometer con un minnow la búsqueda de algún depredador, y acabar encontrando una sorpresa mayúscula. Si les dijese que un bonito de 1,05m fue capturado en menos de 2 m de agua… Sonaría a trola ¿verdad? Pues nada más lejos de la realidad. Creo esta especie ha sido mi mayor sorpresa en la pesca somera. Aquí en las islas acostumbramos a buscar a estos animales en aguas profundas, con casting jig recogidos a toda velocidad, sin embargo aquella tarde cuando vi salir de la penumbra ese coloso con un tackle house node en la boca… Pues podéis imaginaros mi cara de estupor, y lo mejor es que esta no ha sido la única vez.

Este tipo de pesca me volvía cada vez más adicto, comencé a pegarme días y días dedicándome única y exclusivamente a esta. Daba igual el viento, el calor, el frío, la hora… solamente me dedicaba a lanzar y lanzar, disfrutando de unas experiencias realmente únicas. Debido a mi dedicación cada vez mayor a esta pesca, mi equipo convencional de pesca debía cambiar, y es que debía encontrar un término medio entre el equipo ligero del mediterráneo, y el potente del atlántico, algo que me permitiese estar 10 h lanzando sin fatiga, pero que a su vez cuando un pez en condiciones decidiese atacar, tuviese opciones suficientes de ganar la batalla. La caña de 2.7 m menguó hasta los 2.4 m, reduciendo su acción hasta los 40 gr, mientras que el carrete pasó de un tamaño 4000 daiwa, a un 4000 shimano. Con esto ya tenía mi arma definitiva, podía pescar sin fatiga ninguna y tener la suficiente seguridad como para poder pelear buenos peces. Esta reducción también me permitió incluir una nueva variante en mis equipos, una nueva tipología de señuelo con el que había disfrutado mucho en sus tallas inferiores y que ahora quería disfrutar en su mayor tamaño. Hablamos, como no, del paseante.

La búsqueda de grandes depredadores en aguas someras

Siempre ha sido el Popper, mi señuelo de superficie favorito, es el señuelo con el que más cómodo me siento, y el cual me ha regalado mayores alegrías. Los skipping lure, en función de su morfología, también son señuelos que pueden llegar a enloquecerme de sobremanera, pero con los paseantes tenía una espina clavada, y es que siendo sinceros, no resulta viable mover paseantes cómodamente con una vara de 2.7 m, pesada, y con un carrete más propio de shore jigging. Puedes hacerlo durante un par de horas, ¿pero prolongarlo en el tiempo? Al final acabas optando por otra opción. Sin embargo al recortar la longitud y acción de la caña, y el peso del equipo, había ganado una nueva baza a la hora de afrontar mis jornadas.

Ahora sí que podía hacer algo casi igual a lo que practicaba en el mediterráneo, pescar vadeando dentro del agua, con paseante y buscando depredadores. Para estrenarme en esta materia, me dispuse a probar uno de esos paseantes de renombre, como es el Grindin wire de wiplash Factory, y al poco de estrenarlo empecé a revivir al 200% aquellos tiempos pasados. Ponerte a hacer walking the dog durante horas, cómodamente, en poco más de un metro de agua me hacía sentirme de nuevo en baleares, pero esta vez, encima, estaba encontrando grandes depredadores.

Ahora mismo no puedo parar de pensar en cuando podré volver a vivir momentos como estos, cuando podré volver a enchufarme el wader y pescar dentro del agua durante horas, observando en todo momento la superficie, a la espera de esa picada haga que todo cobre sentido, y comience de nuevo el juego. ¿Lo más gracioso de todo? pensar que todo esto comenzó por una casualidad, por un día donde probé sin fe algo que no cuadraba en ese lugar, y resulto ser el comienzo de algo que, ahora mismo, llevo en vena y me es imposible olvidar. Mágica la búsqueda de grandes depredadores en aguas someras.

La búsqueda de grandes depredadores en aguas someras

Last updated by at .