Técnica – Popping

No sabía muy bien como empezar este artículo porque es positivo en un 50% y negativo en el otro 50%. Además, habla de unos señuelos que hace una persona que respeto, que he tenido el placer de conocer y que admiro mucho por el trabajo que ha sido capaz de desarrollar, y desde luego no quiero que ese 50% negativo le pueda afectar. Finalmente, pensándolo mucho he decidido tirar para adelante por una sencilla razón, porque el 50% positivo supera con creces la parte dañina y el mal, sin duda se puede solucionar.

El señuelo en cuestión es el Stick Shadd de Sébile, un stickbait disponible en dos medidas (155mm X 90g y 182mm X 160g) ambas hundidas y que justamente fue Patrick que me dejó hace unos meses. Me los llevé a Cuba, tres muestras para ser exactos, dos de las pequeñas y uno grande. Ya que las Cuberas parecían más interesadas a los stickbaits puse la primera en una tarde de viento, pescando en una punta "secreta" de nuestro skipper Vicente. En dos lances había pegado un tren. Lo peleo duro y se suelta. Me cabreo como un ser poseído por el mismo demonio y cuando subo el señuelo me doy cuenta que el cuerpo ha cedido en la parte de la cola, y el alambre ha salido perdiendo anilla y anzuelo. Suponiendo de que se tratara de un problema aislado pongo otro Stick Shadd, esta vez el más pequeño, y sigo lanzando. Por poco tiempo ya que enseguida tengo otra picada. Otra Cubera grande que pelea duro y otra vez pasa lo mismo, el bicho se suelta. Recupero y e doy cuenta de que no se trata de un caso aislado, sino de un defecto de fabricación del señuelo. Las dos mitades del cuerpo están soldadas y en la cola, donde hay menos material, no aguantan la tracción y se abren como una nuez.

Es una lastima porque el señuelo funciona de maravilla y con diferencia ha sido el que más bichos ha pegado, así lo pude confirmar porque con el tercer Stick Shadd que me quedaba he podido continuar pescando. Siguiendo un consejo del mismo Pátrick, he puesto un assist hook en la anilla que une el bajo al señuelo, en el morro del mismo, y a lanzar. Al ser un señuelo pequeño no ha habido ningún problema de ataques fallidos, al revés, utilizando mi nuevo método de seguimiento de la picada, he podido con cada Mero y cada Cubera que le atizaba, logrando resultados increíbles. El señuelo es un arma poderosa, solo le hace falta fiabilidad. Patrick, le leurre est très bon mais est trop faible, je sais que tu peux l'améliorer 🙂

En mis últimos dos viajes he cambiado de compañera de trabajo, y me he llevado la Saltiga MuraMura de 7'62 que lanza sin rechistar unos 180g. Había tenido la oportunidad de probarla en otras ocasiones, pero nunca tan a fondo como ahora. En primer lugar decir que se trata de una excelente caña de popping, sin complejos a la hora de maniobrar un stickbait. De hecho, a pesar de ser una caña muy potente, mantiene un comportamiento humano y cierta flexibilidad, un poco como las Smith, también equipos que me gustan.

Una de las víctimas de mi MuraMura, sujetada con cariño por Javier

La prueba más dura para la MuraMura ha tenido lugar en los Jardines de la Reina donde he ido perfeccionando una técnica de clavada y combate ad hoc para las Cuberas. Acción non-stop con mucho trabajo de pierna y bombeos muy cortos, para poder virar la cabeza del bicho e impedirle de meterse en la piedra. Todo esto se desarrolla, como podéis imaginar, con cierto ritmo y sobre todo con el freno muy apretado y la caña en máxima tensión.

Sin duda, la MuraMura ha hecho ver todo lo que es capaz de aguantar, soportado una presión a la que pocas veces he intentado llegar, y que con ella resultaba de lo más natural, sin un  momento de dificultad en el que pudiera llegar a notar que estaba sufriendo. Tened en cuenta que como línea estaba probando el nuevo Molix Super Braid de 85lb (que me ha entusiasmado) y que con muchas probabilidades mantenía el freno por encima de las 26lb. La cosa más curiosa eran los ruidos que hacía el Saltiga GT 6000 que parecía estar a punto de explotar; ruidos que nunca antes había oído, y durante la faena, a pesar de estar chillando como una loca y sudando como un pollo, los podía apreciar. Agónicos y siniestros, pero sin consecuencias, el carrete aguantó como un campeón.

La caña, además de desarrollar mucha potencia a la hora del combate, lanza muy bien requiriendo un esfuerzo relativamente limitado. Como decía al principio, puede con los poppers de boca ancha pero mantiene suficiente elasticidad y sensibilidad para sacar provecho de los stickbaits, que además han sido los señuelos que más he utilizado. Su última y no menos apreciable ventaja es el peso, limitado, casi soportable. Allí está, en sus sitio al lado de la GT86 Expedition, otro modelo de Daiwa con el que el año pasado me divertí mucho en Cuba, esperando la próxima aventura. A lo mejor este verano me acompaña a lanzarle a los Atunes, esperando que haya más suerte que en el pasado....

Lamiglas TP8650SPA - GT de 56kg, pescador Miguel Lópes (foto de Miguel lópes)

En los últimos meses algunos de mis amigos pescadores me han enseñado una vez más, que es el pescador el que hace la diferencia con el pez, y no el equipo. Iker, amigo de Bermeo y buen pescador de Atunes saca un Rojo de 125kg a jigging, mientras Jose Ángel y Mikel, Guipuzcoanos, se pelean con éxito con otro Rojo de 84kg a popping. Mario, que muchos conocéis, derriba a un Diente de Perro estimado 100kg y Miguel, un excelente pescador portugués que viaja a menudo conmigo un GT de 56kg. Lo que une a los tres es el equipo, o menjor dicho la caña que han utilizado, una Lamiglas.

Iker y Mario han podido con semejante bichos con una TP5660 Tropic Por de Jigging, y Miguel, Jose Ángel y Milel con una TP8650SP de popping, caña que algunos definen como "entry level" o sea caña tropical para principiantes.

En un mundillo donde si no usas material Japonés no eres nadie esto tiene cierto valor, sobre todo para mi claro, que las he desarrollado. Pero me enseña que a lo mejor, el que no debería de usar estas cañas es el pescador inexperto, ya que otros amigos me confirman que quizás, ellos, con ese mismo equipo hubiesen perdido el trofeo o roto la caña.

Pero lo mismo pasa con los Accurate, que algún experto no considera adecuados para el jigging extremo, o los bajos montados sin nudos Japos u remaches y complicados hasta la médula. Nos preocupamos siempre más por la calidad de los equipos que por la de los pescadores, o sea nosotros, y aquí es donde hay que trabajar. El fetichismo del material súper especializado se entiende y es muy respetable, pero una mirada introspectiva nos ayudaría a pasar de nivel. Por la cuenta que nos trae..

La utilidad de los Assist Hook para el jigging la tenemos todos comprobada, sin embargo pocos los usan cuando montan sus poppers. Posiblemente seguimos pensando que un triple es más potente o por lo menos nos ofrece mejor posibilidades de enganchar el pez, y os aseguro que nos equivocamos, sobre todo si nuestra intención es a de devolver los bichos al agua con menos daños posibles. En mi viaje a Andaman me he vuelto loco probando varias configuraciones, en su mayoría diferentes de las que ya había probado en viajes anteriores y los resultados han sido bastante variados.

Assist hook solo en el ojal de cabeza. Exacto, en el mismo sitio donde atamos el leader. Patrick Sèbile se ha inventado este sistema, o por lo menos ha sido el que lo ha divulgado y al no haberlo probado antes tenía ganas de ver que tal marchaba. Empezaría por lo malo: no vale para los GT pequeños. Estos animalitos tienen la mala costumbre de atacar por la cola y fallan constantemente. sin embargo, y esto si que me ha sorprendido, con los Bluefin Trevally no ha fallado ni uno. Todos los bichos se han quedado enganchados en el primer o segundo intento y lo mismo puedo decir para el Snapper suicida que decidió poner fin a su roja vida atacando el stickbait justo cuando estabamos a punto de marcharnos para casa.  GT de gran tamaño no he enganchado con lo cual no sabría decir si funcionaría o menos, pero creo que no tendrían problema en quedarse bien amarrados, ya que suelen atacar de lado.

Assist hook en la cabeza y en la cola. Es la solución sin miedo, y si aún así algún pez no llega a engancharse, en la gran mayoría de los casos no fallan. He usado una combinación de dos Shiden, un Shiden y un SJ41 y un Shiden y un Mustad Big Game. La talla de los anzuelos no es demasiado importante si no fuera por el mismo problema que se presenta con los jigs, cuando el anzuelo se engancha al cuerpo del señuelo.

El lado más positivo de todos esto? Ahorro en triples, ya que los de GT son MUY caros. Menor daño al pez. Mayor penetración. Facilita la clavada. Paradójicamente, si queremos hacer una pesca selectiva y evitar los GT pequeños, con poner un solo anzuelo delantero evitaremos que los "rats" nos molesten, concentrando todas nuestras energías en los animales más grandes.

Es una simple prueba empírica, nada de científico ni comprobado mil veces pero ya que tengo unos cuantos viajes por delante voy a trabajar duro en ello, a ver si puedo sacar alguna conclusión interesante

He puesto un nuevo subforo dedicado exclusivamente a la pesca tropical: Popping, Jigging y viajes. Creo que era el último que faltaba entre los más importantes, si os ocurre algo nuevo e interesante para añadir por favor porponerlo y lo valoraré

ciao