Tag Archives: mediterráneo

7 Comments

Me preguntaba el otro día cual es la especie más difícil de capturar a spinning en nuestras aguas y la verdad es que me he quedado sin una respuesta convincente y sigo ahí con mis dudas. La Lubina parecía la respuesta más obvia pero luego me pongo a pensar y se me ocurre recordar los muchos intentos fallidos de sacar un Palometón entre el Delta y la cosa de Levante. Si una es sospechosa y astuta el otro es muy pero que muy complicado a la hora de atacar con ganas el señuelo y morderlo hasta quedarse pegado. Otro animal que trae a muchos de cabeza es la Bacoreta, y quien lo persigue con cierta regularidad sabe de que estoy hablando, para no mencionar el Atún que a veces es más lelo que una gallina y otras no lo engaña ni el Gandalf con sus hechizos.

Si luego nos ponemos a examinar todas las especies que puedan en un momento dato entrar al señuelo ya nos metemos en un berenjenal de mucho cuidado. Para algunos a la escasez crónica se añade la astucia y falta de agresividad, otros aparecen en momentos muy puntuales y como vienen se van y hay poco tiempo para perseguirles, animales como las Serviolas parecen ponerse con los señuelos solo cuando están hartas de crack y el dentón es como el Sagrado Grial del spinning.

En fin, yo sigo con mis dudas y si me pongo a quitar los bichos que representan capturas casuales me quedo con Lubina y Palometón entre los más peliagudos de engañar, pero me gustaría escuchar vuestra opinión que seguro aportará puntos de vista muy diversos e interesantes

5 Comments

Me explico mejor, al tener una tienda conozco los gustos de mis clientes y sin duda el color que más piden es el Sardina, y con cierta diferencia. Seguramente este pequeño pez pasto representa una parte importante de la dieta de muchos de los depredadores marinos, sin embargo su presencia es limitada a algunas zonas del ecosistema además de ser estacional. Si empezamos a enumerar las posibles chuches del clásico depredador costero o pqueño pelágico encontramos una salvajada de opciones en el menú: doncellas, bogas, espetones, boquerones, anchoas, cangrejos, gambas, sepias, chipirones, calamares, lisas, anguilas y por supuesto todos los juveniles de los depredadores que suman otro millar y medio de especies. En fin, que por falta de elección no será ¿entonces a lo mejor no seremos nosotros demasiado conservadores y tradicionalistas? Decíamos con el Señor Mario en Guinea Bissau: "Estoy más estresao que una Sardina en Bijagos", porque hasta los bichos más insignificantes les daban cera, pero aquí estamos en en la cuenca del Mediterráneo y desde luego las cosas con diferentes. Escupid vuestras iluminadas opiniones nenes, que quedan dos días para la Navidad y seguro que nadie tiene ganas de currar 🙂

5 Comments

No se como lo lleváis vosotros pero yo, por cada mes que pasa quiero equipos que pesen 1 gramo menos, y ya llevo con esta racha un tiempo así que el proceso de adelgazamiento está bien encaminado. La realidad es que está clarísimo que para la pesca en nuestras aguas, un carrete de tamaño 3000 (Medidas Daiwa o 4000 medida Shimano) es más que suficiente para doblegar a la gran mayoría de peces que podemos pegar a spinning. Hasta un 2000 viene bien para muchas ocasiones, sobre todo con Lubinas y depredadores de pequeño tamaño, y atunes a parte la fauna autóctona realmente no pide más.

Team Daiwa Bradia Reel. SB800 through Lastolite Umbrella Box and SB800 through LumiQuest Softbox IIIÚltimamente he hecho TODAS mis pescas en agua salada con dos cañas, las travel de Lamiglas que respectivamente lanzan hasta 21 y hasta 42 gramos, nada más; y con ellas me he apañado con Lubinas, Anjovas, Barracudas, Bonitos y otros simpáticos animalitos con aletas. En ningún momento he echado de menos u necesitado un equipo más potente, y mi cuerpo y mi espíritu han gozado mucho con esta caballería ligera, y aún así sorprendentemente potente. Será la edad o será que cada día me apetece más disfrutar de todas las pequeñas sensaciones que me puede ofrecer nuestra afición, pero lo de pescar ligero me da vidilla para encontrar cositas nuevas que probar, poder aprovechar un abanico siempre más amplio de señuelos saqueando hasta del cajón del agua dulce.

Con la siete pies que lanza hasta 21 gramos, el Team Daiwa Bradia 2000 y un tuf line de 10 libras me aventuro por los barrios más conflictivos del Mediterráneo y en cada picada disfruto de lo lindo. Inútil recordar, a los más incrédulos, que un buen trenzado de 10 libras aguanta la tira y si no hay que parar un tren acaba ganándole el pulso a muchos bicharracos con malas pulgas. Y si tenéis señuelos más pesados tirad de una 40g y un 20lb, yo lo tengo puesto en el Certate 3500 que me gustaría cambiar cuanto antes por uno de tamaño un pelín inferior y un poco más ligero, ya sabes para daros la lata aún más en el futuro. Así es, el abuelete reduce marchas, y espérate a que encuentre equipos más ligeros para el trópico ¡eso si que va a ser entretenido!

A ver que opina la tribu del spinning sobre este asunto, los comentarios están habilitados

La verdad es que hasta hace casi un añito, las Barracudas de casa nuestra me dejaban un poco frío. En mi aguado cerebro navegaba ofuscado el recuerdo de un pez muy soso de pescar, que peleaba poco y encima era difícil de engañar con un señuelo. En Septiembre del 2010, durante una sesión endemoniada en el Estrecho me volví a topar con ellos, y mira tu por donde, los animalitos me hicieron sudar las siete camisas antes de poderles fotografiar. "Cosas del Estrecho" pensé en mis adentros, allí la corriente es muy fuerte, que si las mareas, que si el agua más fría, en fin una pelicula para mi solito, como intentando convencerme que al final no era para tanto...pero la mosca ya estaba detrás la oreja.

Este otoño, embarcado con mi respetadísimo skipper catalán, me los volví a encontrar por el camino, inesperados, pero bien recibidos. El primero entró al Habano, pero lo gracioso no fue que intentara zampárselo mientras lo movía de aquella manera tan sexy, sino que se abalanzó sobre el pobrecito cuando lo tenía parado, y a pocos metros del barco: casi me da un infarto. En el mismo día entraron más, y todos seguían el mismo patrón: parada en seco, poca lucha o nadando hacía el barco y una vez cerca una lucha a muerte con caña doblada y freno chirriando como una cotorra en celo.

¡Vaya! Al final me ha tocado hacer la paz y pedir disculpa al sindicato de Barracudas & Espetones, ahora cuando voy a los sitios pregunto:¿Hay Barracudas?

Y tan nuevas, todavía ni están disponibles en las tiendas. Son dos en concreto las novedades que me gustaría presentar, ambas de Molix, una marca italiana con la que colaboro y que está sacando unos productos realmente extraordinarios. Para ser más exactos, los modelos pequeños de lo que estoy anticipando ya están a la venta, los prototipos que he tenido la oportunidad de probar en mis últimos viajes tropicales, son la talla XL del Proteus y del Finder Jerk.

El Proteus, o "calabacín" por su mote iberico, es un paseante con un morrito que se parece a una Arapaima, y un culo que recuerda el de Jennifer López. Este cacharro se ganará a pulso la simpatía de los aficionados al "top water" por algunas buenísimas razones: tiene una estética acertada, se lanza como un casting jig y nada en manera original y muy efectiva. La versión probada es la de 13cm por unos 40 y pico gramos; tenía de dos colores y ambos han funcionado bien: chartreuse y sardina.

Cuando digo que se lanza bien es que en realidad pienso que sea uno de los mejores señuelos que haya lanzado en mi vida. Mejor que un Ranger, y posiblemente a la altura, como decía antes, de un casting jig de igual peso.

La acción mejor la desarrolla recuperado lentamente, a pequeños tirones y con la manivela a maquina lenta. La cabeza irá golpeando el agua sumando la acción de un paseante a la de un pencil popper, creando un movimiento muy atractivo tanto para los peces que estén activos y en caza, cuanto para los que de atacar artificiales digamos que no tienen muchas ganas. Al ser una acción diferente, es probable que pueda contar con el efecto sorpresa en muchos de aquellos ambientes donde hay una elevada presión de pesca con señuelos. Anilla y anzuelos son de muy buena calidad, los he maltratado en el trópico y han sufrido pero creo que para una pesca mediana en el Mediterráneo puedan ir bien. A lo mejor pondría un modelo más robusto para los Palometones y desde luego, si con el Proteus buscamos Atunes dejar solo un buen anzuelo sencillo en la anilla trasera.

El segundo artificial que he maltratado ha sido el SuperFinder Jerk, el modelo talla Nacho Vidal de uno de los Jerkbaits más vendidos de Molix. Mide unos 20 centímetros y pesa unos 50g más o menos, es un modelo suspending o de hundimiento lento, y está montado con dos anillas y triples de excelente calidad. El señuelo se lanza bastante bien, a veces se balancea un poco en el lance pero con el sistema de pesos móviles gana igualmente distancia. Me encanta como trabaja porque aguanta todos tipos de brutalidades  sin poner nunca mala cara. Lento, a tirones, o a toda mecha, como poseído por el mismísimo demonio, nunca pierde acción, nunca gira sobre si mismo, jamás salta fuera del agua.

En Cuba ha triunfado con prácticamente todas las especies; no me he atrevido con las Cuberas porque no lograba trabajarlo bien con un bajo de 200 libras sino lo intentaba. Sin embargo ha embriagado más de un pargo y varios meros, de hecho justamente uno Aguají es el que lo estrenó. Le veo como pretendiente serio para esta temporada de verano, con Anjovas, Palometones, Dentones y ¿porque no? Atunes. Antes faltaba en la colección, ahora lo hay ¡usadlo!